Ser breve y conciso.

Estudios de LinkedIn han demostrado que un reclutador no destina más que un par de minutos para revisar un CV, así que debe facilitar su tarea organizando la información en solo una o dos páginas.

Llamar la atención.

Ir al grano no significa que no pueda sorprender al reclutador. Puede hacerlo con una descripción atractiva, un diseño llamativo o incluso un código QR que redirija a su portafolio virtual.

Enfoque la información según el puesto al que aspira.

Una hoja de vida debe mostrar que es el candidato ideal para el cargo. Por eso, es importante que elimine la información que no contribuya a ese propósito y resalte la más relevante.

Fuente: www.elnuevosiglo.com.co