Hoy te traemos 6 Tips para organizar tu día.

1. Obtén un calendario o una agenda.

Asegúrate de que el calendario tenga el espacio apropiado para listar tus tareas. Algunos calendarios ofrecen planificadores semanales, diarios o por hora. También puedes usar un cuaderno. Elige lo que se adapte mejor a tus deseos y necesidades. Elijas lo que elijas, comprométete con tu decisión. No trates de tener una agenda para el trabajo, una para la escuela, etc. Todo debe estar en un lugar.

2. Organiza tus tareas.

Los calendarios electrónicos te permiten clasificar diferentes tareas por colores. Por ejemplo, puedes asignarle el color rojo a las cosas relacionadas con el trabajo, azul a las cosas relacionadas con la escuela, verde a las tareas domésticas, anaranjado a las vacaciones y rosa al ejercicio. También puedes hacerlo fácilmente si usas un calendario de papel o un cuaderno; simplemente usa bolígrafos, lápices o resaltadores de colores. Una vez que hayas diferenciado los diversos tipos de tareas que necesitas organizar, puedes trabajar para priorizarlas.

3. Prioriza tus tareas.

Es importante determinar qué tareas son más importantes y deben realizarse primero y cuáles pueden esperar. Usemos un ejemplo para aprender la priorización. Digamos que tienes dos exámenes, un informe de laboratorio, un ensayo y una presentación en la misma semana. ¡Uf!

4. Marca tus tareas prioritarias.

Una vez que hayas decidido cómo priorizar tus tareas, márcalas en tu horario. Puedes repasar tu horario diario y escribir “A” al lado de cada artículo importante que debes realizar primero, “B” junto a tareas que debes terminar antes de mañana, “C” junto a las tareas que debes terminar para el viernes y así sucesivamente.

5. Programa tiempo para cada tarea.

Escribe cuánto tiempo esperas pasar en cada tarea. Por ejemplo, podrías haber programado tiempo en un día dado para estudiar (2 horas), ejercitarte (1 hora), escribir 2 correos electrónicos (30 minutos) y pasear al perro (30 minutos). Es clave permitirte la cantidad de tiempo necesario para completar cada tarea; sólo te estresarás si programas un horario demasiado ajustado y no eres realista acerca de la cantidad de tiempo que tardan las cosas.

6. Añade márgenes de tiempo a tu horario.

La mayoría de las personas generalmente subestiman la cantidad de tiempo que toman las tareas. Considerar todo el tiempo que implica incluso prepararse para hacer ciertas tareas y relajarse después te ayudará a organizar tu día con más precisión.

Fuente: es.wikihow.com