Lo que no se mide no se puede gestionar

En la actualidad, medir es esencial para todas las empresas y sus departamentos, sin excepciones.

La medición, de las acciones y procesos de trabajo, permite aprender, llegar a conclusiones y sobre todo contribuye con la toma de decisiones a través de información más objetiva y precisa.

Es vital para una empresa que el área de recursos humanos tenga un papel proactivo en el desarrollo de la estrategia de negocio y por esa razón, al igual que otros departamentos de una empresa, Recursos Humanos debe contar con indicadores clave para medir su gestión.

La analítica en RRHH consiste en recopilar y analizar información sobre la gestión del talento. Su objetivo principal es ayudar a la organización a mejorar su rendimiento, alineando la gestión y el desarrollo de personas con los objetivos de negocio.

Un buen departamento de recursos humanos cuenta con numerosos datos y por eso su principal reto es detectar cuáles son los más relevantes e interpretarlos adecuadamente.

¿Qué beneficios podemos obtener a partir de la implementación de indicadores de gestión?

lo que no se mide no se puede gestionar

El uso de indicadores en el área de RRHH facilita la gestión de RRHH del capital humano en todo lo relacionado con el análisis de la eficacia y efectividad, entre otros, de los siguientes procesos: 

  • Reconocer y desarrollar líderes en la empresa
  • Identificar y promover los factores que motivan a los empleados
  • Fidelizar y retener talento
  • Diseñar un mejor sistema de retribución
  • Capacitar y desarrollar a las personas
  • Atraer y seleccionar talento
  • Monitorear las tasas de accidentalidad laboral
  • Controlar los índices de ausentismo voluntario
  • Conocer los índices de
    • Rotación del personal
    • Tiempo promedio por contratación
    • Permanencia en el mismo puesto de trabajo
    • Tiempo promedio de vacantes no cubiertas

Los profesionales de RRHH deben reflexionar sobre cuáles son los indicadores que más conviene analizar en función de sus necesidades organizacionales.

Qué es un indicador o KPI

Un indicador o KPI (Key Performance Indicators) es una unidad métrica que mide el rendimiento de una actividad o proceso concreto, cuyo objetivo es ser una referencia al momento de evaluar un proceso o actividad en función de un objetivo que se pretende alcanzar.

Es por eso que se utiliza para cuantificar los resultados de una determinada acción o estrategia en función de objetivos predeterminados; es decir, permiten medir el éxito de las acciones o programas que se implementan.

beneficios que obtienes al usar KPIs en recursos humanos

Criterios para elegir o crear los indicadores clave para el área de RRHH

Si bien cada área de RRHH tiene sus metas propias en función de los objetivos de la organización, existen determinadas características que deben ser tenidas en cuenta para fijar y elaborar los indicadores.

Los criterios para que los indicadores resulten efectivos se pueden resumir en el acrónimo inglés SMART:

S: Específicos (Specific)

Deben ser específicos,  tangibles, concretos  y estar alienados al objetivo a alcanzar o el aspecto a mejorar. 

M: Medibles (Mensurable)

La información que se obtiene debe ser cuantificable. Si no se puede medir, no es un indicador.

A: Alcanzable (Attainable)

Al momento de definir los indicadores es preciso ser realista ya que van a marcar el éxito o fracaso de las acciones o procesos.

R: Relevante (Relevant)

Deben monitorear lo que realmente importa y estar en línea con los objetivos generales del negocio, impactar directamente en ellos y así poder comprobar fácilmente su resultado.

T: Temporal (Timely)

Acotados en un período de tiempo, es decir que debe fijarse el plazo en cual se va a medir el proceso o acción por ejemplo mensual, trimestral ó anual.