Para que el empleado pueda mejorar y elevar su rendimiento es necesario que reciba retroalimentación de manera periódica y formal sobre lo que hace bien y las áreas de oportunidad que existen en su desempeño para que pueda reforzar los comportamientos positivos y modificar las conductas negativas.

También es importante que este proceso sea constante, es decir, que forme parte de la cultura de la empresa. Esto con el fin de dar un seguimiento puntual y lograr de manera efectiva el crecimiento que se espera del empleado por medio del programa integral de coaching o mentoría y poder ver resultados en un plazo determinado.

Esta práctica trae beneficios importantes como son:

  • Mejora de relación laboral entre empleado y jefe.
  • Incremento en la productividad de los empleados.
  • Desarrollo de habilidades en el colaborador.

Según The International Personnel Management Association, la capacitación por sí sola puede mejorar el desempeño en un 22%, pero la formación acompañada de un proceso de Coaching mejora el desempeño en 88%.

El Coaching produce un 529% de retorno sobre la inversión y beneficios intangibles significativos para los negocios.

Metrix Global Survey
Fuente: blog.peoplenext.com.mx