Se trata de un término cada vez más común en el ámbito de los Recursos Humanos. Las empresas se preocupan cada vez más de la imagen que proyectan, no solo a sus clientes sino también a sus propios trabajadores y al talento que podrían reclutar potencialmente.

Por medio del employer branding las compañías trabajan su propia imagen percibida en el mismo. Frente al trabajo de marketing que supone la imagen de cara al cliente, el employer branding laboral es un trabajo del departamento de comunicaciones y, sobre todo, del responsable de Recursos Humanos de la compañía.

Está constituida por todos los beneficios, tanto tangibles como intangibles, que la empresa ofrece a sus empleados y que estos obtienen al trabajar en ella:

Ejemplos de beneficios tangibles son: la retribución, la formación, el horario y la flexibilidad horaria, la posibilidad de conciliar, etc.

En cuanto a los intangibles, cada vez cobran más importancia: el orgullo de pertenencia a la organización; el propósito de la misma y sus valores (éticos, medioambientales, sociales); la realización personal y profesional que conlleva el propio trabajo que se desempeña; y el entorno en el que se lleva a cabo (clima laboral, reconocimiento por parte de los superiores, etc).

Beneficios del employer branding

1. Aumento del compromiso de los empleados

Un empleado contento se convierte en un perfecto embajador de marca. Hablará bien de la sociedad en todo momento y recomendará sus servicios a todo aquel que pregunte.

Si alguien que trabaja en una empresa -y no es el dueño- nos cuenta que hacen un trabajo excelente y que tienen muy buenas condiciones, la imagen que se va a tener de esa compañía va a ser bastante positiva. Además, el boca a boca no termina en el primer contacto, sino que esas personas que conocen al empleado van a continuar hablando de las ventajas que ofrece la empresa.

Y es que, aún hoy, los programas de beneficios en una compañía siguen sin ser comunes y suelen ser parte de la conversación.

2. Refuerzo de la identidad digital

El refuerzo de la identidad digital también es otro de los beneficios destacados del employer branding.

Cuando una empresa ha conseguido la de tener condiciones excelentes, empleados y conocidos se identifican con la marca y la defenderán de las críticas en las redes sociales.

Hoy en día, los canales sociales no funcionan tanto a nivel de venta o negocio, pero sí son imprescindibles si nos preocupa la reputación. Cuando alguien tiene una queja, lo primero que hace es publicarlo RRSS. Saber que habrá gente que defenderá tu punto de vista es importante.

3. Retener el talento

Una buena marca empleadora contribuye poderosamente a retener al mejor talento, disminuyendo la rotación y los costes asociados a ella.

4. Atraer al mejor talento

Asimismo, una buena marca empleadora, y una buena comunicación de la misma, sin duda es un factor de primer nivel a la hora de atraer al mejor talento

Y es que ahora no son sólo las empresas las que se informan acerca de sus candidatos y potenciales trabajadores.

También son los profesionales los que se informan acerca de cuáles son las mejores empresas para trabajar, antes de enviar su candidatura a unas u otras. Y, cuando están ya en procesos de selección, recaban más información sobre dichas organizaciones antes de tomar una decisión.

Fuentes: https://www.websa100.com/ | https://smartbuys.es/